Popular o impopular las medidas que ha tomado el gobierno sobre el huachicoleo.

La periodista Ana Lilia Pérez, ha investigado por más de 15 años y es autora de los libros, el Cartel Negro y Pemex RIP, menciona en entrevista, en noticias SPR, lo que hoy vive la población es efecto de lo que ocurría en petróleos mexicanos desde hace muchos años que era un saqueo en las tomas clandestinas, afirma que la mayor parte de las “tomas clandestinas” la mayor parte del robo es por parte del personal de Petróleos Mexicanos y representan el 20% de lo que se le roba a PEMEX el otro 80% responde a una estructura bien organizada desde dentro de la petrolera.



“Llego a tal nivel de organización el crimen dentro de PEMEX, que desde la Torre de Marina Nacional es decir desde el corazón de Petróleos Mexicanos, la gente que tenía a su cargo el monitorear del sistema de ductos que es supervisado las 24 horas, lo que hacía era permitir que se robaran el combustible interminablemente” afirma.

Menciona que el robo de combustible, es el producto de todo ese saqueo que empezó como robo hormiga, hasta convertirse en toda una estructura bien organizada.

“Llego a tal nivel de organización el crimen dentro de PEMEX, que desde la Torre de Marina Nacional es decir desde el corazón de Petróleos Mexicanos, la gente que tenía a su cargo el monitorear del sistema de ductos que es supervizado las 24 horas, lo que hacía era permitir que se robaran el combustible interminablemente” afirma.

Refiere, tenemos que quitarnos la idea del huachicolero, de la gente que llega y perfora un ducto, asi no funciona sino que es personal especializado de Pemex quien realiza y autoriza dicha perforación, a esto se le llama “Toma en caliente”, acuerdan con la policía local a qué hora realizaran el robo de combustible y hacen la carga.

Gran parte de ese mercado negro, se comercializa en el mercado legal es decir en las propias gasolineras oficiales autorizadas por Petróleos Mexicanos. Cuando una gasolinera deja de comprar o de plano no compra y sigue funcionando es porque todo lo que consume es robado, es decir el empresario en vez de comprarle a Pemex le compra a los ordeñadores, que muchas veces eran los choferes de Pemex.

Continua diciendo que el funcionario público tiene responsabilidad por colusión o por omisión, y que cuando hablamos de huachicol, no estamos hablando de comprar o no algo barato, estamos hablando de violencia de muerte, de sangre del crimen organizado al más alto nivel, la cruzada contra el huachicol no debe ser solo del gobierno, es una cruzada de toda la Ciudadanía.



31 vistas

©2018 by www.informedia.com. Proudly created with Wix.com