©2018 by www.informedia.com. Proudly created with Wix.com

TERRITORIO Y LIBERTAD A CIEN AÑOS DE LA MUERTE DE EMILIANO ZAPATA.

Emiliano Zapata enseñó que debemos ser personas libres, hombres y mujeres con todos los derechos y dispuestos a participar en la búsqueda y el establecimiento de la justicia social, la paz y la democracia verdadera, que los derechos se ejercen y que no puede haber democracia sin independencia económica.

Las luchas populares son la base fundamental de las transformaciones sociales, y el zapatismo constituye un ejemplo claro de ello. Como en la Independencia y en la Reforma, los pueblos, los trabajadores y los intelectuales comprometidos formaron la columna vertebral de la Revolución Mexicana. Es por eso que la mayor parte de los movimientos sociales del siglo veinte y del presente se apoyan principalmente en las figuras de Francisco Villa y Emiliano Zapata, retomando sus planteamientos para lograr la justicia social.



El zapatismo prolonga su influencia hasta nuestros días pues toma como base las tradiciones organizativas de los pueblos originarios para establecer nuevas formas de convivencia social como las Comunas, con ejercicios de gobierno y de producción colectivos, respetando los ciclos de la naturaleza y la dignidad y los derechos de las personas, resumiendo la esencia del movimiento revolucionario en la consigna ¡TIERRA Y LIBERTAD!

Esta consigna es retomada ahora por diversas expresiones del movimiento social como los campesinos, los pueblos originarios, los sindicatos y las organizaciones urbano-populares. Todas y todos nosotros, como parte de este movimiento nuevo son el sujeto social que identifica la Tierra con el Territorio como un continuo que no puede verse por separado sino integrado en un mundo en el que caben muchos mundos. Hoy decimos TERRITORIO YLIBERTAD porque nos reconocemos parte de nuestras raíces pero también de los ámbitos rurales, urbanos, marítimos, aéreos y hasta del espacio exterior.



Las luchas en las ciudades son las mismas que las de campesinos y pueblos originarios; si en unas exigimos espacio público para la mejor convivencia, sistemas de transporte baratos y servicios urbanos eficientes, en el campo luchamos por acceso a la tierra con sistemas de producción comunitarios, respeto a las formas de propiedad colectiva, o por eliminar los cultivos transgénicos. Pero en el campo, en la ciudad, en las costas y en la selva, defendemos el derecho humano al agua, a la vivienda adecuada, y nos oponemos a la destrucción ambiental de los megaproyectos mineros y a las presas que sirven sólo a las ganancias de grandes empresas, y también a la construcción de grandes complejos urbanos que alteran nuestros barrios comunidades urbanas.

Pero todavía más, Emiliano Zapata enseñó que debemos ser personas libres, hombres y mujeres con todos los derechos y dispuestos a participar en la búsqueda y el establecimiento de la justicia social, la paz y la democracia verdadera, que los derechos se ejercen y que no puede haber democracia sin independencia económica. Por eso es que ahora decimos Territorio donde antes sólo se decía Tierra, porque nuestro proyectos productivos, sociales, culturales se basan en respetar a la naturaleza, en cumplir derechos y en lograr la equidad de género: mujeres y hombres libres para trabajar y decidir juntos.

A cien años del asesinato de Emiliano Zapata luchamos por construir Territorios completos, con elementos urbanos y rurales que convivan y se complementen, que produzcan bienes en armonía con la naturaleza y espacios de convivencia para el pleno desarrollo de las capacidades humanas. Para dejar constancia de este propósito, el 25 de mayo de 2018 firmamos con la Doctora Claudia Sheinbaum el Acuerdo por el Derecho a la Ciudad y en Defensa del Territorio, para que en una relación de respeto mutuo y corresponsabilidad entre Gobierno y Organizaciones Sociales cumplamos los objetivos de transformación e innovación que requiere la capital del país, incluyendo el combato decidido a la corrupción, las prácticas clientelares y construyendo nuestra propia base económica.



Es en este camino que actualmente tenemos una gran oportunidad en nuestro país, el Capitalismo depredador y su expresión Neoliberal persisten e insisten en imponer sus políticas antipopulares y de desprecio por los derechos humanos. Pero el año pasado el pueblo mexicano dio una lección ejemplar quitando el del gobierno a la corrupción, al crimen y al autoritarismo. Por eso la tarea es ahora compleja: construir, apoyados en nuestro derecho inalienable a organizarnos por nosotros mismos, desde abajo, desde cada ciudadano, desde cada núcleo social y comunitario, no sólo un nuevo régimen de gobierno, sino también una nueva forma de convivencia humana con formas de producción que privilegien el bienestar por sobre la ganancia, que otorgue todos los derechos y en donde cada El futuro de México y del planeta entero lo construimos los pueblos, la gente que en lo cotidiano sabe que cuando trabaja, estudia y participa junto con sus organizaciones está haciendo posible otro mundo, el Territorio-Mundo de mujeres y hombres libres que Emiliano Zapata vio hace cien años.


¡ZAPATA VIVE, LA LUCHA SIGUE!

COORDINADORA DEMOCRÁTICA DE LA CIUDAD DE MÉXICO

LUCHEMOS

MOVIMIENTO DE ALTERNATIVA SOCIAL

MOVIMIENTO URBANO POPULAR

Ciudad de México a 7 de abril del 2019







9 vistas