Revocación de Mandato ¿Qué es, en qué beneficia a la gente?

Por: Rosendo Marín Díaz

(La Calle, marzo 18, 2019)



La semana pasada en la Cámara de Diputados se aprobó una reforma constitucional, que de aprobarse también en el Senado de la República y posteriormente en la mayoría de los congresos locales, tendrá una repercusión trascendental en la vida de la nación.

La demanda para incluir esta figura constitucional data de hace lustros e incluso décadas: el tiempo en que se descubrió lo exiguo en que se ha convertido el modelo representativo que asume el Estado mexicano.

Cuando elegimos a un representante de manera general este tiene obligaciones para con sus electores, pero no existen herramientas de qué echar mano cuando no lo hace. Los ciudadanos actualmente no pueden obligar a cumplir tanto su deber legal como los compromisos hechos en campaña. Esa es una realidad en el modelo: puede hacer lo que le venga en gana sin cumplir sus compromisos y a veces, incluso, el no hacerlo en términos legales.

¿Cómo lograr el desempeño prometido a los ciudadanos o qué herramienta usar para que efectúe sus obligaciones y compromisos?:

Esa es la idea de la Revocación de Mandato.

Es el mecanismo que permite a los ciudadanos sustituir democrática y legalmente a los gobernantes elegidos popularmente. Es una de las maneras de democracia participativa más acabada. Procedimiento de democracia directa que permite remover a representantes electos por parte de los electores. Mecanismo para destituir a los funcionarios electos antes de que se cumpla el plazo fijado para su actuación y cuya obligación radica en mantener una estricta y solida relación ante sus electores.

El electorado adquiere el derecho para destituir del cargo a un servidor público electo antes de terminar el tiempo de su función.

De aprobarse la reforma se convertirá en un derecho y facultad de los ciudadanos que podrá utilizarse para destituir a un funcionario público electo antes de terminar el periodo por el que fue electo. Significa un acto que requiere el apoyo de una mayoría y puede ser promovida por diversas causas.




Los efectos prácticos que adquiere una figura de estas características son: crear un refuerzo para el control popular; mecanismo que corrige las fallas de los servidores públicos electos; educa al electorado; estimula a los funcionarios electos a ser más responsables con sus votantes; estimula a los ciudadanos a jugar un rol de supervisión más activo en relación con los funcionarios electos; se construye una herramienta de control popular respecto del poder político impidiendo que derive en revueltas o genere violencia por la actuación de este último. La Revocación de Mandato se fundamenta en los principios de soberanía popular, representación y rendición de cuentas.

La propuesta aprobada contempla que la Revocación de Mandato será convocada por el Congreso de la Unión a petición del presidente de la República; el 33% de los integrantes de cualquiera de las Cámaras del Congreso de la Unión y al menos 3% de los inscritos en la lista nominal de electores. Esto significa que la petición para la Revocación de Mandato, si es solicitada por los ciudadanos, tendrán que gestionarla poco menos de tres millones de ellos, de acuerdo a la proyección de inscritos en la lista nominal de electores para 2021.

La reforma contempla la Revocación del Mandato sólo para presidente de la República, y que se lleve a cabo el día de las elecciones federales. En este sentido la reforma adolece de la no inclusión en la Revocación del Mandato de Senadores y Diputados Federales, los cuales, obviamente, deberían ser contemplados. De la misma manera los gobernadores, diputados locales, alcaldes y presidentes municipales, lo que se supone se impulsará en los congresos locales, al menos eso se esperaría.

Actualmente la Revocación de Mandato se supone existe en 31 estados de la Federación pero más bien es una simulación pues no está formalmente instituida como una herramienta de democracia directa o representativa tal y como se ha señalado líneas arriba. En América Latina la Revocación de Mandato aparece en las Constituciones de Colombia, Ecuador, Bolivia, Perú y Venezuela. También aparece en 18 estados de la Unión Americana, donde se dice que se han llevado cerca de 5 mil elecciones revocatorias. Igualmente es una figura constitucional en cinco cantones de Suiza donde se han llevado a cabo 11 actos revocatorios.

La Revocación de Mandato será vinculante por mayoría absoluta de votos, siempre y cuando en el proceso de consulta participe al menos el cuarenta por ciento de los inscritos en la lista nominal de electores. El Instituto Nacional Electoral, INE, tendrá a su cargo el proceso y la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial emitirá la declaración de validez del proceso de revocación.

Es una reforma limitada pero abre una posibilidad inmensa para que, en las entidades federativas se inicie una discusión seria llevar a cabo una reforma en este sentido respecto de la Revocación de Mandato de gobernadores, presidentes municipales y diputados locales. Señalando que el día que se utiliza en la actual reforma no impide que se utilicen otros para la definición al respecto de los demás representantes populares.

Desde hace mucho tiempo tanto el PAN y el PRI se han opuesto a la incorporación de una figura de este tipo, en el caso del PAN porque en su visión política no contemplan la democracia participativa como una herramienta pues al igual que el PRI siempre se han coludido para impedir su implementación. En el caso del PRI es una cuestión de principios: jamás permitirán la inclusión de figuras de la democracia directa en la Constitución. Para el PRI le es incomprensible tomar en cuenta la opinión o el voto de la gente para la toma de decisiones, así sea la Consulta Popular, la Revocación de Mandato, el Presupuesto Participativo o cualesquiera de las figuras de la democracia participativa, así lo demostraron en las últimas legislaturas federales y lo demuestran en las legislaturas locales.

El ruido que actualmente hacen esos dos partidos es sorprendente pues tal parece que son pitonisos y saben cuáles serán las condiciones políticas para el 2021 dónde de manera expresa Andrés Manuel López Obrador ha expresado su interés en convocar al revocatorio, es decir, suponen que el presidente de la República estará en los cuernos de la luna y ganará en ese proceso. Se oponen por oponerse y por lo tanto muchos de sus argumentos se desvanecen, en tanto que creen que la aparición del nombre de Andrés Manuel en la boleta será positiva porque a México le habrá ido muy bien, una gran mayoría de los mexicanos esperamos que así sea, sin embargo no puede afirmarse de manera absoluta que así vaya a ser.

La verdad en el fondo tanto el PAN, como el PRI son partidos de un viejo y anquilosado cuño cuya ignorancia de los pensamientos e intereses de los ciudadanos los ha llevado a alejarse de la gente que les parece extraño tomar en cuenta a los ciudadanos y continúan viviendo en el pasado. Deberían, junto a los llamados y diversos organismos de la sociedad civil exigir la ampliación de la figura en términos constitucionales para hacer uso de ella frente a todos los representantes populares que no cumplan o se alejan de los ciudadanos.

Salud y Revolución Social

Nezahualcóyotl, Méx., marzo 18, 2019.



0 vistas

©2018 by www.informedia.com. Proudly created with Wix.com