MUJERES AL PODER.

Por: NAHUM ORTEGA CAMARGO. 


La política, es un estupendo oficio humano, jamás exclusivo de alguno de los géneros, históricamente los pueblos necesitaron y necesitan de seres humanos sensibles, honestos, y comprometidos con las causas de los pueblos, seres que no mientan, no roben ni traicionen a su pueblo, que cumplan con su horario de trabajo, que conduzcan a sus pueblos al trabajo honrado y productivo, para que la comunidad prospere y consiga bienestar y con ello la felicidad individual y del conjunto.



Desde nuestro pasado milenario han existido grandiosas gobernantes, reinas soberanas, mujeres guerreras que condujeron a sus ejércitos, para la conquista de otros reinos, damas que consiguieron la libertad de sus naciones.  En nuestra patria, Leona Vicario, y Josefa Ortiz de Domínguez, encabezan la lista, de Huichapan Hidalgo Altagracia Mercado, financió con sus recursos y activo a un batallón para enfrentar al ejército realista, la hermosa criolla María Ignacia Rodríguez de Velazco, “la güera Rodríguez” fue benefactora y un eslabón importante de la lucha libertaria de Miguel Hidalgo, fortaleció el ánimo de los luchadores decepcionados frente al fracaso, para retomar las armas y conquistar la independencia mexicana, más tarde, tocó las cuerdas sensibles de Agustín de Iturbide, para que éste consumara la independencia mexicana, ellas y otras más, fueron las representantes del género femenino en la gesta de la independencia de México, la presencia de heroicas  mujeres, dio libertad a la nueva patria.



En la guerra de Reforma, Juana Catalina Romero “Juana Cata” y muchas más mujeres, recibiendo denigrantes maltratos de los soldados conservadores, se infiltraron entre la tropa vendiendo cigarrillos, así, conocían de las estrategias de combate, para alertar a Díaz y a Juárez, en la lucha reformista (1858-1861), cuando fueron descubiertas en su roll de espías, fueron llevadas a la cárcel.



En la Revolución Mexicana, las mujeres de la familia de Aquiles Serdán, su hermana Carmen Serdán, su madre Carmen Alatriste, su esposa Francisca del Valle y tantas mujeres más, “soldaderas”, “adelitas”, coronelas y periodistas, fueron un elemento clave para haber conseguido el triunfo revolucionario en contra de Porfirio Díaz. La mujer, ha estado presente en todo proceso político de cambio nacional, sin la presencia de las mujeres, nuestra historia sería distinta.



Una nueva historia se está escribiendo en nuestro México, la mujer reclama el honroso lugar que ha ocupado en todo proceso político de cambio, la Cuarta Transformación de nuestro territorio, necesita de la fuerza moral femenina, ellas no solo representan la belleza, ellas encarnan los valores humanos que construyen a la familia, personifican a la milagrosa administración familiar y de los pueblos, en sus manos todo alcanza, su presencia es y ha sido el símbolo de orden y pulcritud en la tarea que se les encomienda, a nuestro alrededor hay grandiosas mujeres que todos los días nos lo demuestran, esposa, madre, hermanas, maestras y tantas linduras más a las que sería infame descalificarlas.



El reto en la sierra-huasteca de Hidalgo, es reconocer lo valioso de la presencia de la mujer en la administración pública y despojarnos de los celos machistas que nos ciegan e inactivan a nuestros sentidos para ver la realidad distinta, las condiciones con el tiempo cambian, permanecer igual, es imposible, por siempre tuvimos la oportunidad de conquistar lo diferente, y no dejamos huella en nuestro paso, nuestro estado y nuestra patria, requieren de nuevos valores y talentos, por convicción y conveniencia, debemos permitir al nuevo gobierno federal, transitar de los vicios a las virtudes, con la participación de las extraordinarias femeninas, con la seguridad de que no resultaremos defraudados. En la sierra y la huasteca merecemos ya un cambio, y con las mujeres la oportunidad de conseguirlo.



  

0 vistas

©2018 by www.informedia.com. Proudly created with Wix.com