©2018 by www.informedia.com. Proudly created with Wix.com

LA VIDA DISTINTA, SIEMPRE ES POSIBLE.


Una sola decisión o una sola indecisión lo cambia todo, dejar para después, puede convertirse en dejar para la eternidad, un infinito de vidas distintas pudimos haber conseguido, si las circunstancias y la voluntad hubiesen sido diferentes.



Muchos caminos se abren a nuestro paso y uno es quien decide la dirección supuestamente correcta que ha de tomarse, un solo paso aparentemente insustancial fue suficiente para trazar el destino que nos tocó experimentar, un detalle extra pudo transformarlo todo, incluso con las mejores o las peores consecuencias, toda decisión en su momento fue perfecta, porque fueron las perfectas circunstancias que así determinaron, los caminos que se apartan se alejan, las oportunidades que se van jamás retornan para bien o para mal, las hojas que caen del árbol, jamás regresan a su origen, la mente puede quedar estacionada en su pasado, repasando los bellos recuerdos, pero lo que pasó, se ha ido, incluso nada sería igual en un fortuito reencuentro, ya que con mayor madurez la convivencia podría ser excelente pero nunca idéntica, en el universo todo cambia, en lo individual cambiamos y cuando pretendemos reincorporar la vida al pasado,  el triste desengaño, es que ya no encajamos en ese viejo espacio, usos y costumbres distintas han cobrado vida en cada uno, todo acierto se disfruta, pero todo error se paga; si un cambio se hubiera dado en nuestra elección, la vida sería mejor o peor, nadie lo sabe, pero hubiera sido distinta sin lugar a dudas, con una familia política distinta nos habríamos emparentado, otras amistades nos habrían rodeado, otros fueran nuestros hijos, otras las peleas y los reencuentros, otro el espacio para nuestras vidas, otras costumbres y otros valores los que se habrían incorporado, otros los fracasos y realizaciones.




Los hijos y los nietos que hoy acariciamos nada representarían para nuestras vidas, porque no habrían llegado, el cemento que une a las parejas es de distintas calidades, lo mismo el amor ideal de una relación perfecta, el ímpetu natural de urgencias y emociones apasionadas de la vida, la economía necesaria para la existencia, la descendencia que por naturaleza hace presencia. Pero echando la máquina del tiempo hacia atrás a partir de ahora, del presente de cada uno con una vida realizada, con la experiencia y los compromisos adquiridos, con las penas y dichas de alguna forma disfrutadas, la mayoría no encontraría razones para cambiar su destino experimentado, porque aprendió a querer las alegrías y las tristezas que se dieron, se hicieron costumbre incluso los sufrimientos, los tratos buenos y malos, y la presencia de los seres que llegaron, la pareja puede vivir separada realizándose con otra nueva familia, pero su pasado generalmente no lo cambia, aunque viva repudiando lo vivido, en ello está la paga de cada acto decidido.




Cuando el ideal trazado no fue conseguido, puede ser frustrante y doloroso, pero si en esa cara cayó la moneda, solo resta ser responsable para enfrentar las consecuencias. Escucho del papa Francisco recomendar, que la felicidad es la inmensidad irrenunciable y nos sugiere: la vida lleva por destino el ser feliz a costa de lo que sea, si no te agrada tu trabajo, búscate otro, si no eres feliz con lo que tienes, lucha por conseguir algo distinto, si no eres dichoso con tu pareja, apártate de ella y busca ser feliz con alguien diferente, el criterio es correcto, es razonable y justo cuando solo está en juego la suerte propia, el problema se complica cuando hay descendencia, cuando la familia conseguida está pequeña, cuando la prole requiere aún de la presencia y tutoría de sus progenitores, nadie está obligado a vivir con quien desprecia, ya que a “nadie” le agrada vivir en un infierno voluntario, tampoco nadie tiene el derecho de entregar malos ejemplos, el problema está en resolver las consecuencias de nuestra ausencia a quienes no pidieron ser traídos,  una razón poderosa para no considerar el retorno del tiempo, existen alternativas para palear lo inevitable, pero nunca soluciones de excelencia, la vida distinta fue posible, pero todo en el momento oportuno.

 

NAHUM ORTEGA CAMARGO.

87 vistas