La leyenda de los Cinco Soles

Por: Omar Jesús Calzada Solís.


¿Tiene usted dinero?

¿Precisamente una moneda de $10?

¿Cómo conoce la “figura” que se encuentra al anverso del águila?

Esta es la leyenda de los cinco soles, ubicada en el pensamiento mexica.


Para ser la leyenda de los cinco soles, antes tuvo que existir cuatro soles, la cronología de estos es difícil de precisar, y la descripción, simplemente es un esbozo de lo que fue; es la narración de la narración de la narración de la narración de la narración…




Comenzamos con Nahui Ocelotl (Cuatro Jaguar) el sol negro donde impera la oscuridad. Se dice, se cuenta, que en este sol existieron los gigantes, aquellos que una vez que caían no se levantaban más, pues sus huesos se rompían en tantos pedazos como fuera posible, la energía imperante en este sol fue atribuida a teczcaltipoca, “El espejo humeante”. Dicho sol tubo su fin con el descenso de vestías lunares conocidas como jaguares, los hambrientos felinos arrasaron con todo a su paso, tanto a los gigantes como a los de su misma especie.


El segundo sol Nahui Ehecatl (Cuatro Viento), fue creado por la energía gemela y opuesto de Tezcatlipoca, el creador del hombre: Quetzalcoatl. Su sol imperaba por el soplo de torbellinos, huracanes, remolinos y tornados, los cuales llegaron a una magnitud catastrófica a tal grado que los hombres sobrevivientes “se convirtieron en monos”.


En el siguiente sol Nahuil Quiahuitl (Cuatro Lluvia), Xipe Totec estuvo a cargo, creando un sol de fuego y fue aquí donde comenzó a llover, lo cual no era bien recibido para los habitantes de este sol, puesto que la lluvia era de fuego. Para imaginar su magnitud, recordemos como fue que se extinguieron los dinosaurios. Se dice, se cuenta, que aquí los hombres sobrevivientes “se convirtieron en Guajolotes”.


Por último se encuentra Nahui Atl (Cuatro Agua); Este fue el sol del bien conocido Tláloc; “Dios” del agua y de la lluvia, por ende, un sol de agua. Su cataclismo se dio por inundaciones, posiblemente asi como narra “El viejo testamento” con lo acontecido a Noé y su arca.




Esta historia parece ser extravagante, sin embargo, da sustento al entorno en el que vivimos: Nahui Ollin (Cuatro movimiento), o “El Quinto Sol”, el cual, se conforma del equilibrio entre los cuatro anteriores, los cuales están en constante movimiento. El día y la noche, el calor y la lluvia, los cuatro rumbos y los cuatro elementos son los pilares de nuestro sol.


Ahora que tengas dinero y veas una moneda de diez pesos, podras identificar la milenaria historia de nuestro presente, vista desde la tradición mexica.

Ahora que tengas dinero y veas una moneda de $10.00, podrás evitar la confusión de llamarle “Calendario Azteca” a “La Piedra del Quinto Sol”.


0 vistas

©2018 by www.informedia.com. Proudly created with Wix.com