LA DEMOCRACIA PARTICIPATIVA.

Por: NAHUM ORTEGA CAMARGO.

El compromiso de conquista de una democracia real y de terminar con la corrupción, los de adentro no contribuyen, es decepcionante reconocer que hasta ahora, todo ha sido en vano.

En alguna parte he escuchado del término, “democracia participativa” o “democracia real”, lamentable que en nuestra patria México, no ha sido posible vivirla a plenitud, las generaciones jóvenes, solo han vivido la democracia simulada, pareciera que continuamos con la idea de que cada joven debe ser educado para sumarse a un “mexicano más”, tal como se describe en la novela de Juan Sánchez Andraka; a la noble pasión democrática y de honestidad de nuestro presidente mexicano, algunos de sus propios hombres de confianza se la niegan. En el compromiso de conquista de una democracia real y de terminar con la corrupción, los de adentro no contribuyen, es decepcionante reconocer que hasta ahora, todo ha sido en vano, que por las calles por años denunciamos, que se usaban los programas asistenciales para manipular al pueblo, y con el coraje social conseguimos la nueva esperanza en la búsqueda de honradez, unidos, sin importar ideologías partidarias más de 30 millones de mexicanos escogimos un destino distinto para los actos de buen gobierno, más los que consideran que el cambio no es posible ni determinante para una patria ejemplar, vuelven a la andanzas, al menos en Hidalgo, los programas de bienestar, se utilizan para dictar quienes se suman a la corte de quien manda. La consigna que con frecuencia escuchamos de nuestro presidente de México, es denunciar por amor a la patria, todo acto innoble o de corrupción, y lo hacemos con evidencias, con determinación hemos dado a conocer que en la cúpula estatal, los programas federales, son la herramienta para la manipulación del pueblo, Delegado y Subdelegados, por tercera ocasión intentarán otro despojo, y otro atropello a la democracia participativa. “Las palabras animan, pero el ejemplo arrastra”, así aprendimos en la época en que los valores de la ética fueron la práctica de la vida social, después de los hechos denunciados, no hay más camino, que llevar a la corte a los timadores en los procesos democráticos, considerar el perdón como estrategia en este acontecimiento, es contribuir a que una patria superior, no sea una consigna real para los mexicanos y así se esfume el sentimiento noble que nos unió a la mayoría en un justo propósito.

73 vistas

©2018 by www.informedia.com. Proudly created with Wix.com