top of page

EL CAMBIO DEMOCRÁTICO, NO DEBE RETRAERSE.

Después de la Revolución Mexicana, a falta de instituciones de seguridad, se gobernó con la presencia de caudillos, sobrevivientes revolucionarios a los que se les reconocio el título de héroes regionales, embestidos de señorío, el tiempo, los convirtió en soberanos autoritarios, dueños de tesoros y amos de la voluntad humana, la desaparición natural del caudillo orientó a sustituirlos por la ruta del caciquismo para imponer el orden, los nuevos protagonistas se convirtieron en los oligarcas tiránicos, impusieron su abuso injusto; cuestionados por la sociedad, se les sustituyó con la presencia de líderes, dirigentes en alguna especialidad o fracción del poder, personajes que se auto denominaron los protectores del pueblo, a ellos se les embistió de poder municipal y regional, la institucionalidad fue ley para ellos, por su origen y conducta reprochable fueron perdiendo presencia y respeto en el pueblo al que le resultaron onerosos y ávidos de poder, por dicha condición se buscó y encontró la forma audaz de dominar al pueblo a través de los medios de comunicación, con discursos engañosos y mentiras reiteradas, se consiguió imponer la mentira como verdad calculada, así el pueblo vivió engañado por mucho tiempo.



Construir la imagen artificiosa de líderes no fue complicado, al figurín predilecto por ser considerado leal a cabalidad o manejable en su conducta, por cuatela se les abrían expedientes delictivos y a favor se les dotaba de materiales de construcción, herramientas de trabajo y la asignación de los proyectos asistenciales del estado, confiriéndoles el poder de gestión y de los mensajes anhelados por el pueblo, auto asignándose la autoría de los logros y con esos hechos artificiosos el pueblo se identificaba angañosamente con el supuesto protector, para después llevarlo a los espacios de elección popular. No todos fueron exitosos, hubo rídiculos modelos que al intentar distinguirse con premura sus figuras falsas se descompusieron, dejando al descubierto sus miserias, aún así, ante la nobleza del pueblo la mayoría conseguía audazmente el éxito.

Llegó el proyecto de Revolución Pacífica, convirtiéndose en la Cuarta Transformación de nuestra patria (4T), como nada es posible cambiar actuando de la misma manera, el propósito de metas distintas obliga a pensar y actuar diferente, por tal razón, a la forma tradicional y falsa de los ambiciosos dirigentes sociales, personajes que se quedaban con la mayor parte de la asistencia social, estos banales líderes fueron sustituidos por la participación directa del pueblo, en nuestra nueva política humanista, la asistencia actualmente llega directamente a las personas auxiliadas, la actividad representativa está mutando a la actividad participativa. Es indiscutible que, en el estado de Hidalgo, la cuarta Transformación es una realidad evidente, los recursos del pueblo se aplican en el mismo pueblo, un hecho que debemos valorar y difundir, nuestro gobernador escucha y atiende con afecto y respeto a los ciudadanos, se observa en las imágenes y se escucha en la voz del pueblo, la justicia en Hidalgo es ejemplo de rectitud, se llama a cuentas a los corruptos y a los saqueadores siniestros, sin anteponer afectos ni odios, la justicia es cardinal en la vida pública de mi estado.

La responsabilidad y honestidad de los servidores públicos en los cuadros medios y bajos, debe ser extremadamente escrupulosa, la superación conquistada no debe perfilarse a la involución, la armonía es coincidencia en todos los niveles y órdenes, del código hermenéutico “como es arriba, es abajo”, dicho arcano nos compromete a cuidar de la democracia conquistada recientemente, una obligación ética insoslayable entre los seres de bien, la añoranza del injusto pasado debe olvidarse, retornar a las viejas prácticas regresivas es al menos una irresponsabilidad, donde existen liderazgos reales de carne y hueso, la creación de liderazgos artificiales, de personajes sumisos, por solo intereses personales o de grupo, no es una noble tarea de los dignos servidores públicos, más bien una ofensa al sabio pueblo, o una traición a nuestros equitativos gobiernos estatal y nacional que se empeñan en alcanzar a plenitud la transformación de nuestra patria la 4T. Naciones, Estados y alcaldías de calidad solo son posibles con ciudadanos y gobernantes de calidad.

NAHUM ORTEGA CAMARGO.

3 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page