ANTE LA INJUSTICIA, LOS COBARDES HUYEN.

Hace aproximadamente 20 años, en Tlanchinol, Hidalgo, asesinaron a un ciudadano dentro de las instalaciones de la presidencia municipal, la ciudadanía con enojo tomamos las instalaciones por más de dos semanas, en protesta por el crimen cometido, no faltó   quien censuró nuestra conducta.

La justicia nunca fue gratis en ninguna parte del planeta, muchos hombres y mujeres han tenido que morir, ser agredidos o perder su libertad, para conseguir un derecho, para sellar una ley justa. De luchadores sociales, de mártires, de héroes y de presos políticos, se encuentran llenas las páginas de la historia, los derechos no han sido casuales, cada ley grandiosa huele a sangre, a tortura,  a censura, a privación de libertades, hace aproximadamente 20 años, en Tlanchinol, Hidalgo, asesinaron a un ciudadano dentro de las instalaciones de la presidencia municipal, la ciudadanía con enojo tomamos las instalaciones por más de dos semanas, en protesta por el crimen cometido, no faltó   quien censuró nuestra conducta: “los activistas se encuentran defendiendo a un delincuente”, porque a decir del ciudadano el finado tenía antecedentes penales,  a este señor le respondí: al ultimado ya nadie puede defenderlo, ya se encuentra en descomposición su cuerpo en una tumba, hubo tiempo para que usted lo denunciara, desconozco si tuvo el valor de hacerlo, nosotros solo dejamos sentado con nuestra protesta, que estos hechos jamás deben repetirse, quizás mañana un hijo suyo llegue a pedir auxilio y sea agredido, tal vez entonces nos comprenda que la justicia se gana con sacrificio o al menos con incomodidades, las autoridades deben ser garantes de la seguridad de cada ciudadano, a partir de ese momento, el estado ordenó normas para la conducta de las corporaciones policiacas en los municipios, no fue un acto heroico desde luego, solo una denuncia social, con días y noches frías de desvelo, que consiguieron respeto, con el ejemplo y el coraje de mi pueblo, el amigo criticón con valor se incorporo a nuestra lucha.


La historia triste de mi pueblo, me la recordaron, los que me han censurado, por tener el valor civil de exigir que se esclarezca la razón de que a los militantes de MORENA Hidalgo, México, nos fueron trasgredidos nuestros derechos, y ultrajados los principios partidarios, cuando en las pasadas elecciones, se llenó sospechosamente de candidatos externos, dejándonos injustamente fuera a la militancia, el ataque a los fundamentos del partido, por sentido de decencia y congruencia con lo que propagamos, nos debe hacer sentir ofendidos, TRAICIONADOS y ENGAÑADOS por quienes sean los responsables de estos hechos. El no reclamar justicia, es ofrecer las condiciones, para que a las próximas generaciones, se le cometan los mismas agravios, no puedo realizar una apología de los cobardes cómplices que huyen para no enfrentar el engaño, la traición y la injusticia. 


NAHUM ORTEGA CAMARGO.

7 vistas

©2018 by www.informedia.com. Proudly created with Wix.com